En los últimos meses Margarita Martínez, defensora de derechos humanos en México, está siendo acosada por múltiples amenzas de secuestro, muerte y atentados contra su integridad física, generando en su vida y en la de su familia una creciente sensación de inseguridad y miedo, hasta el punto de haberse visto obligada a abandonar estos días el estado de Chiapas ante la pasividad e ineficacia del gobierno. Esta grave situación, que ya dura desde 2009, es insostenible y lamentablemente es tan sólo el reflejo de la difícil situación en la que se encuentran muchísimas mujeres que arriesgan su vida por el hecho de ser defensoras de derechos humanos en Mesoamérica. Diferentes organizaciones de derechos humanos y derechos de las mujeres han manifestado su preocupación y dado su apoyo a Margarita y su familia, entre ellas: Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de Las Casas (Frayba), AWID, La Red Mesa de Mujeres de Ciudad Juárez, Consorcio para el Diálogo Parlamentario y la Equidad Oaxaca, Asociadas por lo Justo (Jass), Centro de Derechos de la Mujer de Chiapas (Cemch), Red Nacional de Derechos Humanos “Todos los Derechos para Todas y Todos (Red TDT).

Desde Calala queremos manifestar nuestro más rotundo rechazo a los hechos acontecidos y sumarnos a los apoyos ofrecidos a Margarita Martínez. Consideramos que las defensoras de derechos humanos en Mesoamérica están llevando a cabo una labor necesaria y admirable. Se requieren urgentemente medidas y estrategias que erradiquen la violencia a la que continuamente se ven sometidas, en pro de que puedan seguir avanzando en su labor de lucha por la reivindicación de los derechos humanos.

También tú puedes apoyarla firmando la carta que encontrarás en el siguiente link.