Fundamentalismos

La llegada de Trump al poder en enero de 2017 inauguró una nueva etapa en la política global en la cual se pueden defender sin tapujos posturas contrarias a los derechos humanos desde los gobiernos de países democráticos y adscritos al sistema de las Naciones Unidas.

En varios países de Europa, estamos viendo una batalla discursiva contra el Convenio de Estambul, que establece que los gobiernos son responsables de atajar la violencia machista, tildándolo de ideología de género.

SEMINARIO || Del 11 al 13 de diciembre de 2018
Libre acceso, previa inscripción

Horario: 10:00 a 14:00 horas
Lugar: Sede del IBEI (Institut Barcelona d’Estudis Internacionals)
Carrer Ramón Trias Fargas 25-27. Campus de la Ciutadella. Universitat Pompeu Fabra. 08005, Barcelona

Consulta el programa e INSCRÍBETE

La victoria de Bolsonaro en Brasil, no ha hecho más que saltar las alarmas sobre una nueva época que se avecina, que los resultados de las próximas elecciones al Parlamento Europeo podrían ratificar.

Sin embargo, la acción coordinada internacionalmente y bien financiada de grupos fundamentalistas y anti-derechos para influir en los gobiernos y las políticas viene de mucho antes.

En Centroamérica hemos visto como en los últimos 10 años, acompañados de procesos de pérdida de democracia, se ha prohibido totalmente el aborto en Nicaragua y Honduras, países en los que la iglesia tiene gran influencia sobre el gobierno. En Polonia desde 2015 se han dado varios intentos de prohibir el aborto. Viktor Orbán, presidente de Hungría, es el principal representante de los líderes de ultraderecha europea en el poder, que defiende claramente discursos xenófobos, homófobos y machistas, y legisla en contra de los derechos humanos.

En el Estado español, también hemos vivido intentos recientes de minar las políticas de género

Por parte del Partido Popular, un claro ejemplo es el intento de reforma de la Ley del aborto en 2013 por parte de Gallardón. Intento frustrado gracias a la movilización del movimiento feminista, y al apoyo que políticas como ésta o la del matrimonio homosexual tienen entre la población española. Sin embargo, los lobbies antiderechos siguen actuando en nuestro país, ahora centrados en atacar directamente a las organizaciones y activistas feministas que defienden los Derechos Sexuales y Derechos Reproductivos.

Como afirma Morena Herrera, una de las ponentes de este seminario, “las fuerzas conservadoras han tomado los derechos y las libertades sexuales y las políticas de género como el nuevo campo de batalla ideológico para avanzar posiciones y conquistar el poder”.

Ante ellos se encuentra un movimiento feminista más fuerte que nunca, organizado a nivel internacional y capaz de hacer frente a esta embestida que pretende acabar, no solo con los derechos de las mujeres y de la comunidad LGTBI, sino con los derechos humanos en general y con la misma democracia.

María Palomares, Directora Ejecutiva