Setas_Feministas_JornadasSalud_marzo2015El 13 y 14 de marzo pasados, el colectivo Setas Feministas, uno de los grupos a los que apoyamos en 2014, en el marco de una donación conjunta con el Fondo Mediterráneo de Mujeres para varios colectivos que trabajan en defensa del derecho al aborto y otros derechos sexuales y reproductivos, organizó las jornadas “Salud como método de control social: perspectivas feministas”, conjuntamente con la Colectiva de Acción Feminista, en la Casa Sahara de Sevilla. Desde su experiencia vital y profesional, las diferentes ponentes de las Jornadas abordaron temas como los estigmas sociales relacionados con el aborto, la patologización de la transexualidad, los trastornos de la alimentación, el diagnóstico de esquizofrenia, la medicalización de la vida y el papel de los movimientos de usuarias y usuarios de salud mental en la dignificación de esta realidad.

Cuidados, derechos de las personas con enfermedades mentales y patologización de la transexualidad

Setas_Feministas_JornadasSalud_marzo2015_1Astrid Agenjo, economista feminista integrante de Setas Feministas, abrió las jornadas con una breve reflexión acerca de la interdependencia y la vulnerabilidad de la vida, “ideas que desde el capitalismo heteropatriarcal se han aparcado, cuando no ocultado, y que requieren ser puestas en el centro de nuestras preocupaciones”. Según las organizadoras, las necesidades de cuidado son el eje en torno al que “debería organizarse la sociedad, y no los mercados o el dinero”. Después intervino Mª Dolores Romero, del movimiento asociativo de usuarias y usuarios de  salud mental y presidenta de la Federación En Primera Persona, que agrupa al colectivo de asociaciones de usuarixs de Salud mental de Andalucía. La Federación quiere visibilizar a las personas afectadas por enfermedades de salud mental como protagonistas y sujetos de derechos y sensibilizar y concienciar a la sociedad “sobre la doble carga que tienen que soportar las personas con enfermedades mentales: la de la propia enfermedad o trastorno y el estigma que le acompaña. Repercusiones de la enfermedad que en definitiva llevan a una vulneración de derechos”.

Setas_Feministas_JornadasSalud_marzo2015_3La jornada del día 13 se cerró con la intervención de Mar Cambrollé, activista por los Derechos Humanos (DDHH) de las personas trans y  presidenta de la Asociación de Transexuales de Andalucía e impulsora de la Ley Trans de Andalucía, aprobada en 2014. Habló de “cómo la influencia del discurso biomédico ha distorsionado la realidad de la transexualidad; patologizando lo que es una expresión de la inmensa diversidad del ser humano y de la propia naturaleza. Este discurso ha influido de manera determinante en la clase médica, los políticos, los medios de comunicación y en la sociedad en su conjunto, instalando prejuicios y tópicos que han justificado la vulneración los derechos humanos fundamentales, constitucionales y autonómicos a la igualdad, la dignidad, la intimidad, el honor, a la propia imagen o al libre desarrollo de la personalidad de las personas trans”.

Estigmatización de los transtornos alimentarios, la esquizofrenia y el aborto

Setas_Feministas_JornadasSalud_marzo2015_5El sábado 14 de marzo, Elisa Mandillo, activista feminista desde el 15M en colectivos autónomos de Málaga y parte de la asamblea de gestión de La Casa Invisible, habló sobre los transtornos de la conducta alimentaria. En la teoría y práctica de los feminismos, Mandillo encontró respuestas y herramientas para “politizar y poner en común algo que no solo nos ha ocurrido a unas cuantas. Mi mala experiencia con la psiquiatría, la medicalización y las verdades objetivas me llevaron a optar por otros caminos, híbridos y más políticos”. Según Mandillo, “los transtornos de la conducta alimentaria  son mucho más que conductas desviadas que llevan a cabo las ‘niñatas que quieren estar delgadas’. Se trata de una expresión que muchxs compartimos, que tiene que ver con la generización, los cuerpos y la otredad y que va mucho más allá de criterios totalizadores y terapias tortuosas”. A continuación, Paula Tomé, activista de la Asociación de ex usuarixs supervivientes de la psiquiatría, diagnosticada con esquizofrenia, y autora de un blog sobre diagnósticos psiquiátricos llamado ¿Esquizoqué?, relató cómo su vivencia de diagnóstico e ingreso hospitalario le hizo darse cuenta de las “terribles consecuencias que la incapacitación podía tener sobre las personas diagnosticadas como esquizofrénicas”. Tomé, que trabaja en Radio Prometea, un programa de radio sobre salud mental y alrededores desde una perspectiva de DDHH, habló también del movimiento internacional HearingVoices, una red internacional dedicada al estudio, educación e investigación sobre la escucha de voces, que cuenta con centenares de grupos en más de 25 países, que ha celebrado recientemente su congreso en España.

Setas_Feministas_JornadasSalud_marzo2015_6Cerró las jornadas Carolina Rivas, ginecóloga que ha trabajado en salud sexual y reproductiva en Asia y África y empleada desde 2013 en la Clínica del Sur en Sevilla, donde, entre otras cosas, practica abortos después de las 14 semanas. Rivas reflexionó sobre el estigma social y profesional en relación al aborto y las relaciones existentes entre aborto y salud mental a partir de las dificultades profesionales a las que se enfrentan las y los profesionales médicos que optan por practicar abortos, dado que el estigma que va asociado a la segregación en el espacio de las clínicas que practican abortos también afecta al personal médico. Asimismo también abordó la realidad de la ética de la objeción de conciencia en la prácica de abortos, que aboca a la escasez de personal y dificulta el derecho de las mujeres al acceso al aborto legal, seguro y gratuito en la red de sanidad tanto pública como privada.